Milagro en la Juárez

Hace unos días nuestra ciudad fue testigo de un milagro inesperado, como todos los milagros, obvio, que sorprendió hasta al más incrédulo señor amargado. Serían alrededor de las seis de la tarde cuando en plena avenida Juárez, a la altura de la vendimia de mochilas, un oficinista desesperado por llegar a casa a hacerle compañía a sus muebles emprendió la tarea de hacer sonar el claxon de su Tsuru hasta hacerlo reventar.

el-lugar-del-milagro-en-google-maps
El lugar del milagro en Google Maps

Cuán grande sería la sorpresa de todos al ver cómo, instantáneamente, los coches que obstruían el paso de dicho sujeto empezaron a desaparecer como por arte de magia. Varios vehículos de diversa índole, incluidas dos unidades del sistema Vibebús, un Ruta 15 y un carrito de elotes, fueron evaporados.
A la fecha, estas unidades no han regresado, es como si Cell las hubiera absorbido para llegar a su próxima evolución, mas, en esta ocasión, ni siquiera la ropa quedó. Las familias y amigos de los tripulantes de estos vehículos viven angustiados ante la desesperación de no saber a dónde fueron, si usted sabe algo, favor de llamar al 911, porque ya no es 060, ahí ya no le van a contestar.
Al respecto, el sujeto ha comentado que no siente remordimiento alguno, ya que fue muy claro al momento de empezar a pitarles, “allá ellos por no quitarse”, además, ha llevado sus quejas a nuevos horizontes: las cafeterías que no ofrecen descafeinados.