Una carta a Patti Smith y Soundwalk Collective

Patti, a ti te creo todo. Porque sé que lo sientes. Porque no eres como esos payasos que van a comunidades tarahumaras a tomarse fotos sin entender ni un mínimo de todo lo que pasó y está pasando en esos dominios. Porque cuando te acercaste a ellos y a Artaud no fue para poner una estrellita de oro en el enorme medallero de tus logros artísticos, fue porque, como desde que tenías mi edad, todo te importa una mierda, pero eso no significa que la vida y todo lo que no entiendes te apasione. Patti, te creo todo, porque meterte con Artaud es algo que requiere valentía. Sí, muchos lo hacen, porque es sencillo confundir valentía con estupidez (mira lo que le pasó a todos tus amigos). Te metiste con Artaud sin rascar demasiado en la grasa que tiene por encima. Sabes que el tipo estaba dañado, eternamente atormentado por la caída horizontal que es la vida… ¿Qué quería Artaud al meterse en cuevas a convivir con mis ancestros rarámuri? Escapar, tal vez. Aprender cosas que al final no servirán de nada, porque así como Artaud y como tus amigos, todos morimos envueltos en lo asqueroso y lo vil. No sé. ¿Qué querías tú? Hacer lo que siempre haz hecho, Patti: música extraordinariamente honesta.

Soundwalk Collective, no sé quién chingados sean ustedes, pero gracias por emprender ese viaje a la Sierra Tarahumara. Yo que soy de acá y nunca he ido ¿qué mal? No sé. Pero gracias por recoger piedras, hierbas y tierra para hacer los sonidos de este disco. Me gusta que lo busquen auténtico y puro, yo creo que lo lograron.

Patti, te creo todísimo porque no eres una blanca más que frente a lo exótico encuentra lo que, al verte blanca y exótica, tropicalizo tu intervención en esa canción que hiciste con Soua posibilidad perfecta para tropicalizar. Perdóname por estar siendo un mestizo acomplejado, pero al fin de cuentas, Patti, escuchar esas guitarras y el chapereke y la manera en la que reconstruyen todo lo verdaderamente importante que dijo e hizo Artaud me hace sentir feliz. Tú, tus amigos, Artaud y probablemente los de Soundwalk Collective sepan que la felicidad es muy difícil de conseguir, que por eso debemos aspirar a la paz. Su disco me dio ambas. Gracias.