Las frecuencias fantasma de The Mueres

The Mueres está de regreso. Cinco años después de Canciones para insectos, la banda chihuahuense de ¿grunge? ¿shoegaze? ha lanzado un nuevo trabajo: el EP Frecuencias fantasma, publicado por el sello disquero Futuro de la Economía.

“Estaba ocupado con Parábolas”, es la respuesta que da Óscar para explicar la prolongada pausa de la que acaban de salir. El vocalista, guitarrista y principal compositor de The Mueres también forma parte de Parábolas del Bosque, banda que efectivamente estuvo muy activa mientras The Mueres descansaba. Aunque quizá decir que The Mueres descansaba no es del todo preciso, ya que Frecuencias fantasma se fue componiendo, arreglando, grabando y produciendo durante los cinco años en que la banda no realizó presentaciones en vivo.

Este EP es el sexto lanzamiento de The Mueres (si contamos aquella grabación casera con la portada del gatito garabateado) y contiene todo lo que nos ha seducido de esta banda: disonancias, guitarras sucias, letras concisas y personales, atmósferas densas y una incómoda sensación de nostalgia. Frecuencias fantasma fue grabado en el estudio Matach.In de Chihuahua, capturado y producido por Tan, un personaje que discretamente ha sido responsable de un buen número de grabaciones que representan a la escena chihuahuense.

En 2014 The Mueres nos dejó Canciones para insectos, un ambicioso álbum de espacios enormes e historias impregnadas de fantasía. Su nuevo trabajo, como contraparte, es un documento breve que relata la vida en las calles de Chihuahua, fácilmente adoptable por cualquiera que haya sido adolescente alguna vez en cualquier lugar. Los cinco cortes que componen Frecuencias fantasma deben ser las canciones más breves hechas por The Mueres, así como las más silbables y hasta optimistas.

La grabación abre con “Demencial”, un tema ambivalente que combina una letra saturada de frustración –el énfasis que Óscar hace en la j al decir carajos casi duele– acompañada de música que en ciertos momentos respira esperanza y hasta alegría. En “Detector de mentiras” The Mueres abre con unos guitarrazos disonantes que cualquiera identificaría inmediatamente con la banda antes de pasar a un riff llanamente rockero sobre el que Óscar pide sarcásticamente disfrutar del momento. Aparece después el primer sencillo del EP, “Nada”, el tema más themueriano del disco: parsimonioso, siempre a punto de un clímax que no llega. Luego “Control de confianza” muestra a la banda técnicamente sincronizada haciendo un tema lento en tres cuartos con cada sonido colocado con precisión. El EP cierra con “Fin de semana”, un homenaje lleno de energía y nostalgia a los noventa, esa década que nunca pudo irse.

La portada de Frecuencias fantasma podría ser una poderosa obra en sí misma, y sumada a los sonidos del EP su fuerza y belleza se expanden y dan a la fotografía nuevos significados. Como muchos lanzamientos que se hacen en la actualidad, Frecuencias fantasma sólo existe de momento en formato digital, lo que nos llevó a preguntarle al creador de la portada, el pintor y fotógrafo chihuahuense Isaí Omega, por qué seguimos teniendo portadas. “Las portadas son avatares: no sólo le dan identidad visual al trabajo, también le suman singularidad”, responde.

Para concebir la fotografía, Isaí escuchó la maqueta de las grabaciones para descifrar las canciones. “Es fácil reconocer el lenguaje de Chihuahua entre las notas de The Mueres. El sol que anida en la estridencia de sus guitarras y el polvo revoloteando a través de una voz que hace eco de la nada. The Mueres es ese viento que pule la piedra con caricias pausadas”. El resultado es tan bello como perturbador: un rostro asfixiado por una bolsa de plástico enmarcado en un arbusto con flores de temporada. Bello y perturbador como el sonido de The Mueres.

Frecuencias fantasma de The Mueres es distribuido por Futuro de la Economía y está disponible en Spotify y Apple Music. Próximamente la banda estará presentando el material en vivo.