La fauna en los conciertos y eventos culturales de Chihuahua

Pareciera que la ciudad de Chihuahua en cierto modo busca emular la vibra cosmopolita de las grandes ciudades del país, sea al poner sombrillas como decoración en la Victoria o en la insistencia de realizar festivales a pequeña escala cada fin de semana. Sin embargo, estos intentos por estimular la actividad cultural no terminan de despegar ¿por qué? es simple, se está dando respuesta a las preguntas equivocadas, o sea, en vez de hacer una revisión a conciencia acerca de qué es lo que atrae a los chihuahuenses adaptamos, e incluso forzamos, fórmulas y modelos que han resultado exitosos en otras regiones, con necesidades y características distintas a las nuestras. C.C. Vivebús.

Antes de empezar a rasgarnos las vestiduras en defensa de los esfuerzos realizados por acrecentar la actividad e inclusión local debemos hacer un ejercicio de disección de la figura del chihuahuense ¿a verdad?

¿Cuáles son los personajes que encontramos en los eventos autodenominados culturales.

 

El chero

chero

Se ve muy sacado de onda y se ríe al ver desnudos en pinturas y fotografías, tararea la canción de fondo de Armando Hoyos cada vez que puede.

 

El cholo

cholo

En caso de ir solo iba pasando por ahí y decidió entrar a ver porqué tanta gente, en caso de ir en grupo sucede básicamente la misma situación.

 

El que está en personaje

dark

El gótico, darketo, o similar que no le importa estar derritiéndose, o en su defecto congelándose, siempre y cuando su look esté on point, porque, claro, atraen todas las miradas, pero no por lo que ellos creen.

 

La del taconazo

taconazo

Diva ante todo, camina como jirafa recién nacida y trae un kilo de lodo en cada stiletto, prefiere perder la vida por una caída antes que el estilo.

 

El experto

hipster

Se leyó toda la página de Wikipedia la noche anterior y ahora recita sobre:

a) El impacto de eventos de esta categoría en nuestra desierto.
b) El gasto innecesario de traer a fulanito.
c) Cómo descubrió acerca del tema “por casualidad”.
La tía o abuela que ganó cortesías en el radio

abuelita

Generalmente no sabe de qué va el evento, pero está ahí puntualita para conseguir un asiento al frente y disfrutar el espectáculo. Al final le pueden suceder dos cosas: seguir sin saber qué sucedió o tener un renacimiento espiritual y caer en una euforia que le dura un par de semanas.

 

Conocer a la fauna chihuahuense y al público potencial permite quitar el azar a la hora de elegir, planear y gestionar los eventos en una ciudad que ha demostrado su interés por la escena local. Este texto carece de fundamentos sociológicos y está basado en las observaciones de una servidora, pa servirle a Dios y a usted.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *