El show nostálgico de Jumbo en el Miller Lite Grill Together

Colaboración de Luis Ángel Martínez | @LuisAngelMtz79

Foto de cabecera: Gustavo García para @derevenmty

Primer año que asisto al Miller Lite Grill Together, este festival de carne asada y música en vivo, combinación que no podía fallar en Monterrey, o más específicamente en el municipio de San Pedro Garza García. (¿Nuevo León es el único estado cuyos municipios tienen nombres de santos con apellidos?).

El cartel del festival incluyó varios proyectos musicales, entre ellos a dos grupos locales de música country: Los Good Ole Boys, a quienes confundí en un principio con gringos, por cantar en perfecto inglés, además de su look texano-ranchero, y Los Cobardes del Condado, otra banda de country con una alineación que incluye a miembros de Jumbo, Mississippi Queens, Jules Vera y Tony True. No soy muy fan del country, pero estas dos bandas le iban muy bien al ambiente parrillero del evento.

Y, siendo eclécticos en este mundo de asadores y humo, el cartel también incluyó reguetón con Danny Ocean y Narko, aunque este último no estoy seguro de llamarlo reguetón, pero creo que es algo cercano.

Me falta mencionar a la banda de la que me voy a enfocar aquí, o sea Jumbo, a quienes ya he visto varias veces en vivo. Me considero un fan nostálgico. Las rolas de sus dos primeros discos me acompañaron en mi años de universidad. Tuve la oportunidad de verlos en el patio del Café Iguana antes de que saliera Restaurant. Recuerdo haber pensado que estaban al nivel de bandas internacionales. Incluso relacioné su música con el Pablo Honey y con The Bends de Radiohead. Lo más chingón es que cantaban en español.

Este show del Miller Lite Grill fue realmente especial. Y es que a veinte años de que saliera Restaurant, la banda se mantiene vigente más que nadie de la Avanzada Regia. Este álbum es el Cerro de la Silla del rock regiomontano. Sigue sonando emotivo, fresco, poderoso y más nostálgico que nunca.

Estábamos un montón de chavorucos coreando “Siento que…”, “Monotransistor” y “Fotografía”, entre otros rolones de discos posteriores que también tocaron como “Rockstar” y “En repetición”. Y, si mal no recuerdo, cerraron el show con “Lo dudo”, a mi gusto la mejor rola de ese gran tributo a José José. No quiero ser un mamador, pero siempre he pensado que las rolas más destacables de ese tributo son de bandas de Monterrey, aunque reconozco también el gran cover que hizo La Lupita.

Volviendo a la presentación de Jumbo, siempre está chido ver bandas tocando en su propia casa, especialmente aquellas que llevan años haciendo buena música y que la cultura local las ha adoptado íntegramente.

Días después del show, los coros y versos de las rolas de Jumbo siguen sonando en mi cabeza, mezcladas con el recuerdo del olor a carne asada. Buena manera de festejar los veinte años de un disco que aportó demasiado al rock en español.