Departamentos Mission (tirurirurirurirurirurirurí)

“Llámenos… ¡No! Mejor venga a verlos”. El anuncio de Departamentos Mission [sic] se ha escuchado durante al menos treinta años en El Lobo. A punta de reiteraciones, esta estación de radio nos ha traumatizado con este comercial y otros como el de “Les deseamos esto y mucho más en esta Navidad, únanse con nosotros, vamos a celebrar” (lo estás cantando en tu cabeza, ¿verdad?) y el de “El Lobo, diez diez, mil watts… XELO” (tienes más de treinta y lo estás cantando también, ¿verdad?).

El spot de Departamentos Mission ha permanecido prácticamente sin modificaciones desde al menos principios de los noventa, cuando El Lobo se cambió del 1010 AM al 106.1 FM (¿Cuál es tu punto? La pequeña mancha entre el seis y el uno). En su versión original el teléfono era el 5 03 34, que cambió luego a 15 03 34 y finalmente a 415 03 34.

Zhino con dos monos de unas caricaturas chinas.

Desde su primer lanzamiento apreciamos una música de fondo  que arrancaba y cerraba con un inconfundible crescendo de piano que rompía en un remanso de cuerdas. Muchos se han preguntado de dónde viene esa pieza musical. Pero hacía falta un héroe, un paladín, alguien con la voluntad y los medios que asumiera la misión de averiguar el misterio de Departamentos Mission. Ese héroe fue Zhino, un DJ chihuahuense que es residente del famoso Bar Américas de Guadalajara y que forma parte de proyectos como Traplords, Not So Famous y Francia ’98.

Lo primero que hizo Zhino fue preguntar a diversas personas si sabían qué tema era ese del pianito de Departamentos Mission. Todos identificaban perfectamente el pasaje musical, pero nadie sabía de dónde venía. “Richard Clayderman, Raúl di Blasio”, decían muchos, respuesta que sería casi idéntica si se les pidiera que nombraran a dos pianistas de la segunda mitad del siglo XX.

Así que Zhino, comprometido con la misión de Departamentos Mission, hizo un sacrificio digno de los más sublimes mártires: se chutó toda la discografía de Clayderman y di Blasio previa a 1995. El crescendo no apareció en ninguna producción.

Lejos de declinar, nuestro DJ fraguó una nueva línea de investigación. En su siguiente visita a Chihuahua, lo primero que hizo fue dirigirse al distópico edificio que ocupa El Lobo en la avenida Cuauhtémoc y solicitó una copia del anuncio de Departamentos Mission. No hemos podido confirmar si se entrevistó con Charly Contigo.

Con el anuncio en su poder, Zhino lo reprodujo frente a Shazam y ¡eureka! Misterio resuelto. El pasaje se escucha perfectamente como fondo del poema “Los mismos de ayer”, justo en el minuto 1:34. El track viene en el álbum 20 poemas inolvidables, acreditado en Spotify, Deezer y iTunes a un tal Sergio Cárdenas.

Pero esto no fue el final. Quedaban incógnitas por resolver: ¿la composición era original? ¿O se trataba de un tema que se eligió como música de fondo para el poemario? Al hacer públicos los hallazgos de Zhino en este mismo artículo (ahora editado), apareció otro investigador, uno quizá más osado y definitivamente más discreto.

Cone posando con uno de los amplificadores que fabrica con sus manos, mismas manos que encuentran lo que sea en YouTube.

Como Luke Skywalker regresando en el Episodio VIII, surgió Cone, un tipo que hace alrededor de diez años se planteó la misión de Departamentos Mission, pero cuyas indagatorias lo llevaron por otro camino: la senda del YouTube. Luego de horas y horas de videos de di Blasio (pianista al que eligió por trillado) eventualmente dio con el episodio musical: en su álbum Barroco de 1991, el ridículo argentino de la colita interpretó “Nuestro poema”, una composición de su paisano Bebu Silvetti. En el minuto 1:36, con el pelo suelto, Raúl se avienta el comercial de Departamentos Mission.

De todo este episodio aprendimos dos cosas: que hay música culerísima en el mundo y que cuando nos ponemos de acuerdo y nos conectamos a Internet, podemos lograr lo que sea.

Un comentario sobre “Departamentos Mission (tirurirurirurirurirurirurí)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *